Máquinas, internet y humanos juntos por ciudades inteligentes

Compártelo con otros

El universo del Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) está marcando el ritmo de muchas innovaciones. Desde cosas sencillas como un refrigerador que ordena las compras al supermercado, hasta la forma en cómo nos movilizamos en las ciudades.

 

De acuerdo con datos de Cisco, para 2020 habrá 50.000 millones de dispositivos que funcionarán interconectados, “hablando” entre ellos. Muchos de ellos estarán repartidos por las principales ciudades recaudando datos o haciéndolas un mejor sitio para sus habitantes.

 

El auge por hacer que las urbes sean más amigables y eficientes está relacionado con factores como las decisiones de políticas públicas, modelo económico, medio ambiente e infraestructura, pero entrelazado con ellas se encuentra el IoT.

 

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) define a una ciudad inteligente como aquella “que utiliza las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) y otros medios para

mejorar la toma de decisiones, la eficiencia de las operaciones, la prestación de los servicios urbanos y su competitividad”.

 

Por ejemplo, París, la capital de  Francia intenta optimizar los flujos de personas y vehículos en la ciudad usando el Internet de las Cosas, en un proyecto denominado  “Le Grand Paris”, que rediseñará la red de transporte en el área metropolitana agregando cuatro líneas de metro, 200 kilómetros de nuevas líneas ferroviarias y 68 estaciones interconectadas con un sistema de metro 100% automático. 

 

Otro caso es la ciudad de Santander, en España, citado en un informe del BID, que usa el concepto de IoT, basado en la implementación de sensores colocados en diferentes puntos fijos de la ciudad para medir temperatura, humedad, precipitación, luminosidad; y otros dinámicos  instalados en vehículos en movimiento, como autobuses, taxis, patrullas de policía y vehículos de recolección de basura.

 

Gracias a ese despliegue se informa a los conductores sobre la disponibilidad de estacionamiento, mientras placas y etiquetas instaladas en paradas de autobús proporcionan información sobre las líneas, los horarios y el tiempo de espera y de desplazamiento. 

 

Todo esto está ocurriendo en mayor o menor medida en cientos de ciudades en el mundo. En palabras del líder de IoT de IBM América Latina, Carlos Tunes: “Estamos parados en la frontera de una nueva era en la cual el hombre y la máquina, juntos, descubren niveles de eficiencia inéditos, descubriendo nuevas oportunidades para el desarrollo de ciudades más inteligentes y seguras”.

¿Quieres publicar tus propios proyectos?. ¡Pues que esperas!

Suscríbete

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

¡Lamentamos que esta publicación no te haya sido útil!

¡Permítanos mejorar esta publicación!

Escrito por 

Founder of ZoeGeop Technologies. Apasionado por la tecnología, emprendedor, investigador y player innato. Creyente de la posibilidad que todos tenemos para lograr lo que nos propongamos con una pizca de enfoque y disciplina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *